¿Sabéis Qué es el Reiki? ¿Y sabríais decir en qué consiste la terapia conocida como Reiki? El Reiki es un concepto demasiado amplio como para tratar de definirlo en una sola frase. Pero en cuanto que empecéis a descubrir todo lo aquello que puede aportaros, lo entenderéis a la perfección. Desde Centro Dharma confiamos plenamente en esta terapia. ¿Os animáis a conocerlo con nosotros?

  Reiki a las plantas… Reflexionando un poco el día de hoy sobre el tema a tratar en el artículo de este mes, pensaba seguir hablando sobre los siguientes símbolos de Reiki, ya que el texto anterior fue dedicado al símbolo del “poder”, “a llamar  la energía”, “a la protección”, fijaos cuantas maneras de llamarlo y cuantas funciones tiene el magnífico símbolo de CHO-KU-KEI, pero mira por donde estaba meditando,  sembrando una planta  y… anda mira… se me ha encendido la chispa, la luz… el tema de hoy será la aplicación del Reiki a las plantas. Diréis esta mujer está un poco chalada, ¿dar energía  a las plantas? Pues sí, otra de las maneras de usar y emplear la energía Reiki es mandando, enviando energía a las plantas y os puedo asegurar que funciona  y de qué manera ¡¡funciona!! La verdad es que las plantas son muy agradecidas, si las riegas, que les den bien la luz y además energía Reiki, se ponen de un brillo espectacular, solo les falta hablar para agradecértelo.

Encuentros mensuales Qué maravilla, que sensación mas estupenda se tiene cuando haces una meditación con reiki y ves unos resultados fantásticos. Cuando una persona te dice que ha conectado con ser interno y que ha descubierto una manera de liberarse de ataduras y miedos, cuando  ves su carita de ángel como brillan sus ojos emotivos, esa sensación tan maravillosa, que a veces es difícil de explicar…pero que cuando se tiene esa experiencia es como si la luz interior te confirmara que la labor está muy bien realizada, es… esa paz interna que rebosa de bienestar. Así que hoy es un día estupendo para mí, me siento tan… afortunada… GRACIAS…GRACIAS…GRACIAS. Empiezo desde el principio ¿vale? Yo Ana Buendía, hago mensualmente unos encuentros de meditación-visualización y a continuación compartimos Reiki. Hasta aquí todo perfecto, ¿verdad?  Pero…Si solo lees…no conectas con la energía que quiero transmitirte… así que te invito a que te relajes y sientas lo que estás leyendo…coge un respiración profunda…y lee  muy…despacio… Como te decía hago unos encuentros mensuales, en un espacio  fantástico… como es DHARMA, la energía fluye de tal manera que cuando entras, es… como si entraras en un templo… La energía ya está en el ambiente, solo queda esperar a que vayan llegando las personas…suena el timbre… hay que nervios, que cosquilleo  suben por mi interior…que ilusión me hace encontrarme con personas que compartimos un rato muy agradable,  porque es… un regalo a nuestro interior, alimentamos nuestra alma.

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya.” El Principito
Cualidades de un maestro Hoy quiero compartir parte de un texto que me parece hermoso y muy acertado…y que es bueno recordar de vez en cuando, además en mis vivencias de estos últimos días me viene muy bien, para que mi EGO se baje a la altura de mi amor y estén en equilibrio. En el texto de hoy voy a expresar mi opinión en los 4 primeros apartados, ya que sería muy extenso hacerlo en las 18 cualidades. Las 18 cualidades de un Maestro Reiki (Fuente: Comunidad Reiki Mikao Usui) Cuando impones tus manos con amor, ya estás transmitiendo Reiki. El amor es la energía sanadora. No obstante, un maestro de Reiki puede ayudarte con una iniciación a canalizar de manera consciente esa energía. El preparará tu cuerpo físico y etérico para convertirlo en un canal de energía con la técnica heredada del Maestro Usui y sus descendientes. Gracias Dr. Usui por tu generosidad en transmitir tus conocimientos. 1: Un Maestro no debería exigir, ni pedir que cumpla una promesa, ni ejerce autoridad porque tenga conocimiento, ni rango. 1-a) Un maestro del colegio pide, exige, es autoritario con los niños en el colegio para que aprendan las lecciones, libros para aprobar el curso, pero un maestro espiritual no tiene nada que ver con esa situación.

  El compromiso… Cuando alguien nos dice, tienes miedo al compromiso, mi reacción automática es decir, quien yo? ¡¡NO!! ¡¡Yo no tengo miedo al compromiso!!! Ya que soy una persona muy responsable, trabajadora y lo que me comprometo lo hago me cueste lo que me cueste, si tengo dejar a un lado, personas importantes de mi vida, lo hago con tal de cumplir mi palabra o lo que he acordado, en el trabajo soy sumamente responsable, todo lo hago de manera que el resultado sea lo más perfecto posible, estoy segura que mi interior está completamente tranquilo y satisfecho que roza casi la perfección. En las relaciones de pareja, para mí es de vital importancia, la fidelidad, el mimo, el compartir, el hacer todo lo que este en mi mano para que la otra persona se sienta a gusto, que no tenga ninguna necesidad, ya sea física, mental o espiritual, siempre estoy dispuesta a dar y cubrir todas las necesidades, no dejo crear ninguna necesidad, de antemano ya están cubiertas. En las relaciones de amistad, soy sumamente protectora en mis intimidades, no me gustan los cotilleos, y desde luego algo importantísimo para mi es guardar un secreto, si alguien deposita en mi algún tema de suma importancia, sería algo impensable no guardar el secreto, pero claro está que eso quiero que sea mutuo, para mí es muy importante.

  Te propongo un ejercicio Cada día que paso en sintonía con el Reiki, me sorprendo o quizás no… Quizás… me da la satisfacción y el conocimiento de la cantidad de aplicaciones y beneficios que puedo obtener en una buena aplicación de esta magnífica terapia, como es el Reiki. Estamos en una época muy bonita de mucho compartir… regalos, buenos deseos, felicidad, es una fuente inagotable de buenas intenciones y me parece muy bonito, aunque me da mucha pena, que una vez pasadas las fiestas, ya esos buenos deseos, como que pasan al olvido… Sería muy agradable que todos esos buenos deseos fueran y se prolongaran durante todo el año, por suerte cada día me relaciono con personas que aunque no sea navidad, sí que se siento esa energía y ese amor, esos buenos deseos de bienestar hacia mi persona. A veces a pesar de esta energía y esta alegría, es posible que nos sintamos un poco melancólicos, bajos de moral, por la añoranza de nuestros seres queridos, unos porque viven lejos en la distancia ya sea física o emocional, quizás también por que han partido a otro plano, por la invasión de recuerdos de la infancia, la verdad es que son momentos de añoranza y es posible que entre la apatía, la desgana…pero yo te propongo una manera de subir esa energía y esa alegría interior.

 “El que se libera a si mismo de las lamentaciones acerca del pasado y de las preocupaciones por el futuro, se halla capacitado para encarar el presente”                  (Al-anon)
Cuando nos encontramos en situaciones que no nos gusta y que creemos que somos culpables, porque no hemos hecho algo, o que hacemos demasiado, o sentimientos que arrastramos desde la infancia, tenemos la posibilidad de encontrarnos de frente con nuestras creencias erróneas. Si surge un problema donde me veo envuelta, siempre he pensado que ha sido por mi culpa, que tenía que haber hecho más cosas o que tenía que hacer menos, pero mi sentimiento era, que siempre era yo la culpable, hasta que por fin me he dado cuenta, que se me han presentado situaciones no para seguir sintiéndome culpable, si no para darme cuenta justo, de lo contrario, que no soy culpable, ese era mi propósito tomar conciencia de mi NO culpabilidad, independientemente, cada persona involucrada tienen que ver el papel que desempeñan y que se tienen que trabajar, sin echar balones fuera, pero eso ya pertenece a la evolución de cada uno y las necesidades creadas para crecer. Creo que este sentimiento lo he abordado en otra ocasión y parece ser, que si vuelve este tema, quiere decir que no está sanado, pero yo estoy aquí en el camino de la vida, aprendiendo… y quizás tenga cursos de la vida que suspenda, así que… parece ser… que repito. Si desde pequeña me enseñaron, que dar al otro es siempre lo primero y que yo paso  a ser el último, pues la verdad, es que no es nada fácil ese cambio tan deseado.

  ¿Te apetece una sesión de Reiki? Nos sentamos en una silla cómoda a ser posible que tengamos la espalda recostada… ponemos los pies en el suelo bien anclados, la espalda lo más recta posible para que la energía fluya con libertad, cogemos una respiración profunda y soltamos el aire lentamente. Cierra los ojos y siéntete más relajado… Ahora vas a dibujar los símbolos de Reiki en tus manos, según vas dibujando los símbolos siente como entra en tus manos la energía, siéntelo. Seguidamente los dibujas en tu cabeza, haz lo mismo, siente como al dibujar los símbolos la energía va bajando por tu cabeza, sientes calor y como se van llenando todos tus órganos de energía, como cada célula de cuerpo se están sanando, siéntelo…la energía baja por todo tu cuerpo desde la cabeza a los pies, según va bajando visualiza todos tus órganos, todo tu cuerpo interno y externo llenos de luz, sanos con mucha vitalidad. Ahora te vas a dibujar los símbolos en el corazón, siente esa energía pura divina como sana y engrandece tu corazón, todos sabemos la función que desempeña este, así que vas a ver y sentir como la sangre fluye por tus venas, riega todos los rincones de tu cuerpo, desde la raíz de tu pelo hasta las uñas de los pies, siente como la energía sube y baja con mucha fluidez, es una luz preciosa que sana, rejuvenece y llena de Amor todo tu cuerpo.

  FINAL DEL VERANO Y CAMBIO DE ESTACIÓN El final del verano, dice la sabiduría china, que se corresponde con el elemento Tierra, que nos habla de fertilidad, de enraizar y de permanecer en el propio centro en aquellos momentos de máximo movimiento como son los cambios de estación. Además, este elemento tiene en el Bazo (Páncreas) y el Estómago una pareja orgánica que gobierna la digestión, no sólo alimenticia, sino también la forma en la que “digerimos” todas las situaciones y circunstancias diarias que la vida nos va trayendo. El aparato digestivo se encuentra íntimamente ligado con el sistema nervioso, influyéndose ambos mutuamente, de tal forma que un disgusto o una situación de estrés emocional pueden alterar negativamente el proceso digestivo produciendo, entre otros síntomas: dispepsias, náuseas, dolores de cabeza, diarreas, distensión abdominal, etc. No hay que olvidar que la digestión comienza en la boca, en el acto mismo de la masticación (y yo me atrevería a decir que antes aún, cuando pienso en lo que voy a cocinar para la siguiente comida, pues mi aparato digestivo irá preparándose para esa ingesta, de forma deseada o todo lo contrario), y los chinos, nuevamente, nos indican que la boca se corresponde con el bazo. Una vez que el alimento se ha deglutido, prosigue su trayectoria digestiva en el estómago (pareja del anterior), formando ambos un tándem perfecto que ha de funcionar de forma armónica para que el cuerpo pueda descomponer los diferentes alimentos en sustancias más sencillas y pequeñas, de tal forma que se facilite su digestión y cada nutriente cumpla su función de forma correcta.