Seguro que has oído hablar alguna vez de la Reflexología Podal Madrid. Y no es de extrañar, ya que este tipo de terapia es eficaz contra multitud de trastornos de nuestro cuerpo y mente. Por eso desde Centro Dharma queremos desvelarte qué es y para qué se utiliza. La reflexología podal Madrid es una herramienta terapéutica  diagnóstica e interpretativa tanto de los signos físicos como emocionales que aparecen en nuestros pies y que indican debilidad del órgano en el que se encuentran, se haya manifestado ésta en forma de enfermedad o síntoma en algún momento o no.

  La importancia del equilibrio y la nutrición de nuestras vidas y... la asimilación de sus nutrientes. Desde que nacemos emprendemos una lucha por la educación en un sistema de valores arbitrarios al poder de unos pocos, se nos educa para obviar la naturaleza y la intuición, el instinto y su sabiduría, en un intento de cultivar una mente carente de sentidos. Nos nutrimos en un intercambio energético y desarrollamos nuestras capacidades guiados por razonamientos en muchos casos obsoletos que nos llevan al sufrimiento. Continuamente edificamos estructuras de defensa contra nuestra naturaleza y entonces aparecen el dolor y la incomodidad, avisos naturales de tensiones desatadas y negamos su evidencia sufriendo a la espera de un momento mejor. Nutrimos nuestra mente, nuestras emociones y nuestro cuerpo en un intercambio, hambriento? Reflexiono sobre esto, maduro e intento proyectarlo a las diferentes áreas de la vida.

  FINAL DEL VERANO Y CAMBIO DE ESTACIÓN El final del verano, dice la sabiduría china, que se corresponde con el elemento Tierra, que nos habla de fertilidad, de enraizar y de permanecer en el propio centro en aquellos momentos de máximo movimiento como son los cambios de estación. Además, este elemento tiene en el Bazo (Páncreas) y el Estómago una pareja orgánica que gobierna la digestión, no sólo alimenticia, sino también la forma en la que “digerimos” todas las situaciones y circunstancias diarias que la vida nos va trayendo. El aparato digestivo se encuentra íntimamente ligado con el sistema nervioso, influyéndose ambos mutuamente, de tal forma que un disgusto o una situación de estrés emocional pueden alterar negativamente el proceso digestivo produciendo, entre otros síntomas: dispepsias, náuseas, dolores de cabeza, diarreas, distensión abdominal, etc. No hay que olvidar que la digestión comienza en la boca, en el acto mismo de la masticación (y yo me atrevería a decir que antes aún, cuando pienso en lo que voy a cocinar para la siguiente comida, pues mi aparato digestivo irá preparándose para esa ingesta, de forma deseada o todo lo contrario), y los chinos, nuevamente, nos indican que la boca se corresponde con el bazo. Una vez que el alimento se ha deglutido, prosigue su trayectoria digestiva en el estómago (pareja del anterior), formando ambos un tándem perfecto que ha de funcionar de forma armónica para que el cuerpo pueda descomponer los diferentes alimentos en sustancias más sencillas y pequeñas, de tal forma que se facilite su digestión y cada nutriente cumpla su función de forma correcta.