-Todos pueden viajar en reno o a caballo, pero la más estupenda forma de viajar el sombrero es- Alicia. Como muchos de vosotros sabréis, la Terapia Sacrocraneal es una técnica englobada dentro del marco de la osteopatia que se utiliza para diagnosticar y corregir  problemas de salud surgidos en el Sistema Nervioso Central (SNC) o que están relacionados con él. Se trata de una terapia manual muy natural y realmente agradable que consiste en dar toques suaves y a veces muy sutiles fundamentalmente sobre la cabeza y la columna vertebral. Si tienes dolencias relacionadas con el sistema nervioso de tu organismo, un Masaje Sacrocraneal puede ser de gran ayuda para ti.

Hablar de sacro-craneal es hablar de Sutherland. William Garner Sutherland fue alumno de Still fundador de la Osteopatía. Sutherland se preguntó si la forma de los temporales escondía algún secreto y desarrolló durante toda su vida esta herramienta de incalculable valor que a día de hoy está en evolución constante. El sistema nervioso central del ser humano se encuentra cubierto y protegido por las meninges y en su capa externa nos encontramos con la duramadre. La dura madre está adherida a los huesos craneales, primera, segunda cervical y segunda sacro. Sutherland se cuestionó si existía algún movimiento también en estos huesos y diseñó un casco para comprobarlo, puesto que no tenía  forma de comprobarlo pensó que de no existir movimiento no habría cambios. Así que decidió fijarlo y hacer las comprobaciones junto a su mujer. Sus estudios fueron positivos  y dio comienzo lo que para mí fue un gran desarrollo y evolución profesional dentro de la vida de una persona que le llevaron a acompañar y fusionarse junto con lo que él mismo denominó el aliento de vida. Los alumnos de la terapia sacro-craneal desarrollan la habilidad para diferenciar, sentir y acompañar el movimiento de la duramadre transferido a los huesos en lo que se denomina la respiración primaria (puesto que es anterior a la respiración pulmonar), este movimiento hace fluctuar el líquido cefalorraquídeo y con su acompañamiento conseguimos devolver el estado de equilibrio al sistema nervioso central. A esto debemos añadir que la marea es transmitida a todo el cuerpo dibujando lo que yo veo como una perfecta trama, como una tela de araña que une y conecta todas las partes de nuestro cuerpo y nuestro ser.