EQUILIBRIO SACRO-CRANEAL

EQUILIBRIO SACRO-CRANEAL
¿Te ha gustado?

Hablar de sacro-craneal es hablar de Sutherland. William Garner Sutherland fue alumno de Still fundador de la Osteopatía.

Sutherland se preguntó si la forma de los temporales escondía algún secreto y desarrolló durante toda su vida esta herramienta de incalculable valor que a día de hoy está en evolución constante.

El sistema nervioso central del ser humano se encuentra cubierto y protegido por las meninges y en su capa externa nos encontramos con la duramadre. La dura madre está adherida a los huesos craneales, primera, segunda cervical y segunda sacro. Sutherland se cuestionó si existía algún movimiento también en estos huesos y diseñó un casco para comprobarlo, puesto que no tenía  forma de comprobarlo pensó que de no existir movimiento no habría cambios. Así que decidió fijarlo y hacer las comprobaciones junto a su mujer. Sus estudios fueron positivos  y dio comienzo lo que para mí fue un gran desarrollo y evolución profesional dentro de la vida de una persona que le llevaron a acompañar y fusionarse junto con lo que él mismo denominó el aliento de vida.

Los alumnos de la terapia sacro-craneal desarrollan la habilidad para diferenciar, sentir y acompañar el movimiento de la duramadre transferido a los huesos en lo que se denomina la respiración primaria (puesto que es anterior a la respiración pulmonar), este movimiento hace fluctuar el líquido cefalorraquídeo y con su acompañamiento conseguimos devolver el estado de equilibrio al sistema nervioso central. A esto debemos añadir que la marea es transmitida a todo el cuerpo dibujando lo que yo veo como una perfecta trama, como una tela de araña que une y conecta todas las partes de nuestro cuerpo y nuestro ser.

 

El sistema nervioso  se divide en dos partes, el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico. Dentro del sistema nervioso periférico, está el sistema nervioso autónomo. En el sistema nervioso autónomo están el sistema nervioso simpático y el parasimpático.

El equilibrio y la conexión entre ambos hemisferios, la perfecta armonía que podemos sentir,  la sutilidad y el correcto enfoque terapéutico hacen de la terapia craneo sacral  una de las formas más sutiles de liberar las tensiones que nos afectan en el día a día.

Se han escrito multitud de artículos que demuestran  la afectación del cerebro por las tensiones y su posterior desarrollo físico llevando a la persona a la enfermedad. Son ya muchos los pacientes que nos han hablado de cómo la terapia ayuda a sus vidas en el día a día encontrando claridad, liberación, calma y enfoque saludable a lo que antes eran alteraciones . Cual ojo de huracán nos permite obtener la calma y el equilibrio habiéndonos liberado de las tensiones (físicas, mentales o emocionales). En mi caso he comprobado como niños, adultos y ancianos recuperan capacidades que daban por perdidas.

Las aplicaciones son múltiples y las especialidades también, me gustaría apostar en este post por la terapia sacro-craneal como terapia natural en estos momentos de tensión social. Las preocupaciones, los miedos, las tensiones del día a día nos llevan a estados de simpaticotonía que afectan a nuestra salud y tenemos una maravillosa herramienta en nuestras manos.

He trabajado todo tipo de pacientes y patologías con esta terapia, siempre con óptimos resultados. He observado liberaciones emocionales, mentales y físicas que han llevado a la persona a reestablecer el equilibrio en sus vidas. Doy clases y comparto con los alumnos la sensibilidad, la observación y enfoque de salud. Y creo que a día de hoy comprendo y vivo  la pasión que Sutherland desarrolló  por esta técnica. En lo que la ciencia avanza avanzamos en el descubrimiento y la observación palpable de la energía vital.

Aún queda mucho camino por hacer.

Un abrazo con todo mi cariño,

Ana Vit

2 Comentarios
  • Tere
    Publicado en 21:09h, 03 diciembre Responder

    Lo primero Ana, mis mas sinceras felicitaciones porque a traves de tu blog
    seguimos en contacto y nos sigues mostrando un camino de aprendizaje sobre
    las terapias que compartes con nosotros y nos enseñas a encontrar el equilibrio que
    no encontramos facilmente.

    Gracias por ayudarnos en este camino que es el de todos.

  • Ana Vit
    Publicado en 21:25h, 13 diciembre Responder

    Gracias. Como tú bien dices Tere, este camino es el de todos.
    Un abrazo

Publica un comentario