REFLEXOLOGÍA

REFLEXOLOGÍA
¿Te ha gustado?

Me pregunto si he cambiado en la noche. Déjame pensar.

¿Era la misma persona cuando me levante esta mañana?

Casi pienso que puedo recordar sentirme un poco diferente.

Pero si no soy la misma, la siguiente pregunta es

¿quién soy en el mundo? ¡Ese es el gran puzzle!

Alicia en el País de las Maravillas

Diferentes partes de nuestro cuerpo contienen un mapa en el que se ven reflejadas las experiencias de vida que nos han marcado de una u otra forma, las predisposiciones a padecer ciertos trastornos, y aquellas emociones que sentimos con mayor frecuencia y que pueden condicionar nuestra forma de percibir el mundo.

Y, de igual modo, existen diferentes técnicas que nos ayudan a identificar todas esas marcas que han quedado de dichas experiencias, emociones y herencia genética.

En el curso de Técnicas Reflejas, aprenderemos a trabajar con la reflexología (podal, de manos y de cara), el masaje metamórfico y la auriculoterapia.

Comenzaremos nuestra andadura con la reflexología, que es una técnica que ayuda a desentrañar e interpretar todas aquellas “señales” que se nos muestran en pies, manos y rostro, impulsando al cuerpo a encontrar las vías para activar su propia curación.

De este modo, los pies, las manos y la cara se convierten en un reflejo de lo que somos y de todo el camino recorrido, además de las predisposiciones que tod@s llevamos desde que nacemos.

Le reflexología aporta bienestar, equilibrio, nos ayuda a soltar el lastre de todas las tensiones acumuladas a lo largo de años posibilitando, así, acercarnos al YO. De este modo, el/la terapeuta supone un instrumento de conexión con lo más profundo e, incluso, íntimo de la persona.

Aunque es una herramienta ideal para realizar un tratamiento, posee un gran potencial como método preventivo, debido a esa “lectura” que nos facilita de las propensiones que quedan reflejadas por medio de signos, colores, temperatura, etc.

Los límites crecen en la mente de la persona, pudiendo ahondar todo lo que ella nos permita. Como terapeuta, aprenderás a identificar los diferentes órganos y sistemas reflejados en pies, manos y cara, y a interpretar esas marcas de vida que encontrarás en estas zonas: grietas, humedad, rojeces, lunares, verrugas, uñas encarnadas, longitud de los dedos, forma del pie,… todo ello constituye un grupo de signos que, interpretados de forma aislada y, posteriormente, dentro del conjunto al que pertenecen, nos aportarán datos relevantes para el tratamiento y la curación del/la paciente.

La conexión con la Medicina Tradicional China es fundamental para comprender e interpretar los signos hallados en un contexto más amplio, y relacionar un órgano alterado con el resto de órganos. En esta línea, la Teoría de los Cinco Elementos nos muestra cómo todo está interrelacionado, y un sistema nunca actúa en solitario. Tanto es así, que cada órgano está emparejado (Pulmón con Intestino Grueso, Bazo con Estómago, Corazón con Intestino Delgado,…) y, lo que a él le ocurre, va a influir a su órgano pareja tarde o temprano.

Igualmente, los cuatro elementos reflejados en el pie (manos y cara) nos aportan información de la personalidad del/la paciente: si es muy terrenal o le cuesta tener los pies en la tierra; si, por el contrario, las emociones le dominan, o si es la mente quien le gobierna.

Todo ello tiene una importante representación y lectura en las zonas reflejas y supondrá un maravilloso trabajo conjunto de terapeuta y paciente en pos de un mismo objetivo: alcanzar el equilibrio (a nivel mental, físico y emocional).

Un abrazo con todo mi cariño,

Susana Díaz Paniagua, Naturópata y experta en Técnicas Reflejas y Homeopatía

No hay comentarios

Publica un comentario