Paso a paso

Paso a paso
¿Te ha gustado?

Paso a paso

Comenzamos nuevas etapas, en realidad cada día, cada instante es una maravillosa oportunidad para descubrirnos a la vida. Paso a paso se hace el camino al andar.

Quiero compartir con todos vosotros un año lleno de ilusión, de esfuerzo y de su merecida recompensa. Un año en el que las relaciones han sido las protagonistas del día a día y que gracias a todos han servido para crear Bienestar en muchas vidas.

Quiero agradecerle a la vida la oportunidad que me brinda cada día y quiero desearos a todos lo mejor.

Con el tiempo vamos dando forma a nuestras vidas y con el tiempo tenemos la opción de mejorarlas.

Cuidarnos y cuidar de todo lo que nos rodea es una decisión productiva y positiva para nuestras vidas.

Este es un buen momento del año, nos permite reflexionar, cambiar, incorporar objetivos y disfrutar los frutos del año anterior.  Comidas y cenas, familias y amigos, lágrimas y risas. Y ahora? ahora toca seguir y como se suele decir: Año nuevo, vida nueva.

Si observamos la naturaleza veremos como todos los comienzos tienen una gran ventaja y también sus inconvenientes. Como todos sabemos en la novedad está la frescura, la excitación que genera el impulso necesario para poder dar los primeros pasos, está la ilusión que nos aporta la posibilidad de crear un nuevo horizonte. Por otro lado esta frescura desaparece enseguida y todo lo nuevo requiere un hábito que debemos consolidar para poder alcanzar nuestros objetivos.

Comenzamos el año con nuevos proyectos o quizás algunos de ellos tengan que ver con aquellos que dejamos apartados para otro momento y esto nos haga plantearnos si esta vez vamos a ser capaces de lograrlos.

Los grandes maestros de la historia nos han premiado siempre por un estado de paciencia. La paciencia podría definirse como la ciencia de la paz, la conciencia de que todo tiene su momento, ni antes ni después y que no podemos apresurar la madurez de ningún fruto si queremos disfrutar de su sabor y madurez óptimos.

Probarlo, paso a paso, hacer una pequeña cosa, como os recomiendo en consulta hacer ese pequeño ejercicio y repetirlo, si es posible repetirlo todos los días, crear un hábito y cuando esté instalado podéis crear también el hábito de crear. Si todos los días damos un salto, en pocas semanas serán varios los que podamos dar. Es mejor y mucho más gratificante sentir que mejoramos día a día, valorar nuestros progresos, que la frustración de no alcanzar nuestro objetivo en un intento.

Os animáis?

Y recordar siempre que….Un viaje de mil millas comienza con un primer paso.

Ana Vit

No hay comentarios

Publica un comentario