MI EXPERIENCIA EN CRANEAL

MI EXPERIENCIA EN CRANEAL
5 (100%) 1 vote

Si tengo que definirla en una palabra sería FUSIÓN.

Una consulta de Craneal en el Centro Dharma se desarrolla más o menos así:

Lo primero y más importante es la actitud, Ana y sus confusiones, preocupaciones y conflictos se quedará fuera de la consulta para dejar espacio a la persona que requiere la consulta y poder  comenzar el proceso de escucha profunda.

Antes de entrar a conectar con la profundidad del sistema nervioso central y con la delicadeza propia de un amante vamos desnudando las capas: las tensiones  externas, estructurales y musculares hasta las internas propias de los sistemas funcionando. Esto lo hacemos facilitando la fluidez de cada uno de los diafragmas que soportan las cargas tensionales del organismo.

Una vez examinados los diafragmas comenzamos el proceso: como el que va a traer a la vida a un nuevo ser, posicionamos al consultante en postura fetal, esta posición nos permite entrar en contacto con el cráneo  y el sacro, así podemos examinar el comportamiento de la dura madre enviando y recibiendo en cada vértebra, en cada raíz nerviosa. Cuando la armonía se ha instalado pasamos al occipital, como si de un nuevo nacimiento se tratara y a fluir.

 

Llega el momento de respirar, entrar en contacto con el Aliento de Vida, tan sutil como intenso y poderoso. El movimiento de la dura madre respondiendo a la fluctuación del líquido cefalorraquídeo es lento, unos 10-13 segundos de inspiración y otro tanto de expiración. Armónico y suave en sus cambios, como una marea. Respiración y mar… qué símiles tan bonitos para hablar de la interconexión de la vida y la fluidez en ella!!

Yo personalmente entro en un estado de relajación profunda en el que simplemente me dedico a acompañar, aportando mi consciencia del estado de perfección que subyace a toda tensión y permitiendo que  se expresen las tensiones hasta que el equilibrio se reinstala, sintiéndolo no sólo físicamente sino también en lo más profundo de mi ser.

Los resultados de esta terapia son espectaculares. El efecto en la persona es maravilloso, la conciencia reinstalada aporta una paz y calma, una claridad, que devuelve a la persona a su estado original donde la pesadez y las tensiones acumuladas han desaparecido de un plumazo dándonos la oportunidad de volver a actuar desde otro prisma, simple, sencillo y puro.

El caso más intenso para mi fue el de Carmen cuya mano izquierda quedó paralizada en mitad de una enfermedad 15 años atrás. Le propuse trabajar con Craneal y un día en mitad de una terapia apareció una idea en mi mente, está viva!! Me dirigí a la mano y con estiramientos muy suaves la mano se abrió… Carmen estaba adormilada y no percibió mis movimientos. El choque que produjo ver su mano abierta abrió una brecha en su mente que le dio la posibilidad de recuperar la movilidad. He de decir que yo también viví  una experiencia única, en ese instante comprendí que cada experiencia de mi vida estaba allí presente para hacer realidad ese momento. A día de hoy son 5 años los que lleva usando su mano izquierda..

Me hago muchas preguntas al respecto ¿necesitamos al otro para poder vivir los  “milagros”? ¿Qué ocurre en nuestro interior en el momento apropiado?

Os invito a conocer esta terapia. Para mí después de algunos años el futuro sin duda.

En el siguiente artículo os hablaré del “Orgasmo Cósmico”. ¿ Os preguntaréis si habéis leído bien, sí sí sí…. No tiene desperdicio ;-)?

Un abrazo con todo mi cariño,

 

Ana Vit

1Comentario
  • Miguel Almansa Cintas
    Publicado en 12:58h, 01 septiembre Responder

    Deseando escuchar la experiencia y lo que nos puede aportar un orgasmo cósmico. Creo que los orgasmos no se han llegado a tratar de una manera sanadora. Particularmente me interesa mucho el tema porque un orgasmo simplemente es energía, sabiendo utilizarla tiene múltiples beneficios y podría decir que inmediatos, es la forma natural del cuerpo, mente y espíritu de armonizarse íntegramente en un instante mágico. Es una experiencia.

Publica un comentario