¿Somos Interdependientes? Podemos decirle a cualquier persona lo guapa que la vemos hoy y con más o menos intensidad veremos nacer un brillo en sus ojos. Ahora, qué ocurre cuando hacemos lo contrario? Qué mala cara, estás enfermo, tú no sirves para esto, tienes que… deberías dejar de ser así…. Y miles de mensajes similares… Es muy posible que el brillo se apague con más o menos intensidad. A nada que miramos a nuestro alrededor nos encontraremos con estas situaciones continuamente, vamos de un lado a otro con alegría y positivismo o con catastrofismo y sufrimiento. Lo que está claro es que las personas que viven de forma positiva la vida no parecen sufrir de la misma forma y mientras esto ocurre el resto intentamos aniquilar a ese “loco” que ha sacado los pies del tiesto. No es de extrañar que el peso de los mensajes catastrofistas tenga más fuerza en nosotros, ya que es el encargado de disparar una alerta en nuestras vidas y asegurar nuestra supervivencia. La supervivencia desplaza a la vivencia y es un mecanismo natural que asegura la vida. Dónde queda nuestra libertad, nuestra independencia, nuestras dependencias? ¿Hasta qué punto es importante vivir y participar del crecimiento de la vida día a día?

El Agotamiento, la debilidad y el cansancio son síntomas que tomos hemos padecido en algún momento de nuestras vidas. La falta de fuerza después de realizar un sobre esfuerzo físico, emocional o mental nos pasa factura y es momento de descansar. El desgaste energético que suponen determinadas actividades puede llevarnos a estas sensaciones que nos resultan tan incómodas. Una época de estrés puede derivar en insomnio y la falta de descanso también produce estos efectos. ¿Cómo descansar cuando nos encontramos así? Lo ideal son las merecidas vacaciones y no siempre están tan a mano. Por  supuesto lo primero será acudir a nuestro médico y que compruebe nuestro estado de salud. Luego podemos preguntarnos si nos estamos alimentando correctamente y si estamos realizando tareas costosas para nosotros. Como ya hemos comentado en artículos anteriores la alimentación no sólo es física, también nos alimentamos emocional y mentalmente día a día. La alimentación va a ser nuestra fuente energética principal y es muy valioso para cada uno de nosotros saber examinarla y mantenerla saneada. Como también lo es valorar nuestras capacidades y ser realistas a la hora de realizar las tareas diarias. Os cuento mi caso y quizás sirva de ejemplo a alguien que pueda estar buscando opciones.

 “El que se libera a si mismo de las lamentaciones acerca del pasado y de las preocupaciones por el futuro, se halla capacitado para encarar el presente”                  (Al-anon)
Cuando nos encontramos en situaciones que no nos gusta y que creemos que somos culpables, porque no hemos hecho algo, o que hacemos demasiado, o sentimientos que arrastramos desde la infancia, tenemos la posibilidad de encontrarnos de frente con nuestras creencias erróneas. Si surge un problema donde me veo envuelta, siempre he pensado que ha sido por mi culpa, que tenía que haber hecho más cosas o que tenía que hacer menos, pero mi sentimiento era, que siempre era yo la culpable, hasta que por fin me he dado cuenta, que se me han presentado situaciones no para seguir sintiéndome culpable, si no para darme cuenta justo, de lo contrario, que no soy culpable, ese era mi propósito tomar conciencia de mi NO culpabilidad, independientemente, cada persona involucrada tienen que ver el papel que desempeñan y que se tienen que trabajar, sin echar balones fuera, pero eso ya pertenece a la evolución de cada uno y las necesidades creadas para crecer. Creo que este sentimiento lo he abordado en otra ocasión y parece ser, que si vuelve este tema, quiere decir que no está sanado, pero yo estoy aquí en el camino de la vida, aprendiendo… y quizás tenga cursos de la vida que suspenda, así que… parece ser… que repito. Si desde pequeña me enseñaron, que dar al otro es siempre lo primero y que yo paso  a ser el último, pues la verdad, es que no es nada fácil ese cambio tan deseado.

Cada día nos encontramos con más terapias que reconocen de forma íntegra a las personas. Mente, emoción y cuerpo forman una triada perfecta de productividad, o lo que es lo mismo, de evolución. Para esta humilde observadora el cuerpo físico es el resultado de la mente y las emociones manifestándose en el momento presente en este mundo dual. Una de las leyes que asumimos los Osteópatas a la hora de hacer las valoraciones es que lo que es arriba es abajo y viceversa, por lo tanto toda actuación sobre el cuerpo físico reverbebará en las emociones y la mente? Para mí no hay duda alguna. En Dharma enseñamos a nuestros alumnos recordándoles la importancia del equilibrio. Si tenemos una persona con tensión emocional vamos a verlo reflejado en su cuerpo físico, tendrá acumulación de líquidos, término que usamos para reconocer de forma onírica las emociones. Como terapeutas me planteo la importancia de  poder ir transmitiendo a las personas estos conocimientos y de esa forma que tomen conciencia de ello. Devolver el poder a la persona y darle las gracias por recordarnos la importancia del nuestro. Si tenemos un cuerpo emocional hipertonificado sería conveniente relajarlo y dar un poquito de fuerza a su cuerpo mental y viceversa. Bajo mi opinión esta es una alternativa coherente, sana y consecuente, de esta forma el cuerpo físico irá reflejando equilibrio. En caso de hipertonía muscular, que tiene que ver con los movimientos, relajamos. En caso de hipotonía muscular, damos fuerza y tonificamos.

 

Equilibra y Armoniza Cuerpo, Emoción y Mente

Hagamos de la Salud un Arte

 El día a día se llena de momentos en los que nuestras capacidades se ven al límite, generando pequeñas tensiones que vamos acumulando y pueden llevarnos a un desequilibrio que amenace nuestra estabilidad y calma. Unas veces los estudios, otras el trabajo, otras las tensiones que acumulamos emocionales o mentales, etc… todas ellas tienen la finalidad de fortalecer nuestras capacidades, pero si olvidamos esto es posible que caigamos creyéndonos incapaces de superar estas etapas, e incluso puede que nos lleven a situaciones de dolor y enfermedad. Una de las posibilidades que se nos plantea es darnos la oportunidad de mantener el Cuidado de forma seria y duradera. La prevención y el mantenimiento son dos formas temporales que nos darán la oportunidad de vivir el presente pleno y satisfactoriamente. Tanto si las tensiones son altas, como si hemos sufrido algún tipo de desequilibrio es el momento de actuar y poder recuperar el poder sobre nuestra salud. Consejos para el día a día

" Amándonos como somos y dando a los demás aquello que somos

conseguimos darnos realidad

y realizarnos como los seres que somos."

Ana Vit

 Una articulación es una parte del cuerpo en la cual se reúnen dos o varios huesos permitiendo un movimiento adaptado a la anatomía del cuerpo humano (sinónimo: junta, unión, juntura). La articulación representa  la facilidad, la movilidad, la adaptabilidad y la flexibilidad, dando al movimiento gracia y fluidez. Todas estas cualidades simples son posibles con una articulación en perfecto estado. Sin embargo, ella también tiene sus límites. Ya que el hueso representa la forma de energía más “densa”, la más fundamental de mi existencia, los problemas en las articulaciones están implicados en todas las componentes fisiológicas del cuerpo humano (tejido, sangre, etc.). Así es que un trastorno articular indica una resistencia, cierta rigidez en mis pensamientos, en mis acciones o en la expresión de mis emociones frecuentemente inhibidas. Una inflamación se produce si tengo miedo de ir hacía delante: me vuelvo incapaz de moverme, tengo dificultad en cambiar de dirección, juego el juego del desapego emocional, no actúo con espontaneidad, dudo o rehuso abandonarme a la vida y hacer confianza.

  En invierno es importante cuidar nuestros huesos y  la temperatura es uno de los  factores  más  importantes de estos  cuidados. Los cambios bruscos de temperatura van a ser uno de los desencadenantes de molestias y dolores. Si hablamos de posibles desórdenes internos corporales un ejemplo lo encontraríamos en los estudios que se han realizado respecto a la fibromialgia, en los que ha sido asociada a temperatura corporal baja. El hipotálamo es el encargado de regular la temperatura junto con otras muchas funciones: sed, apetito, sueño. El hipotálamo interviene en la homeostasis, es decir, manteniendo la temperatura corporal, el equilibrio hídrico, las reservas energéticas, etc. Añade una dimensión “energética” al comportamiento, dimensión que le proporciona un tono de afectividad y motivación. En caso de desorden en sus funciones y dependiendo de la localización los síntomas pueden ser muy variados: obesidad, desórdenes del control de la temperatura, impulso y motivación disminuido. El frío externo también puede agravar las molestias en patologías como artrosis y artritis reumatoide entre otras muchas. Otro ejemplo serían los pequeños espasmos musculares, tiritonas, enfocados a elevar la temperatura corporal, que se traducen en muchas de las contracturas que llegan en estos días a nuestras consultas.

“No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas,

sino por la forma en que se digan.”

Sastre

 Hemos crecido entre fábulas y cuentos, leemos libros cuando estudiamos y leemos las opiniones de otros cuando somos adultos buscando información que nos ayude en nuestro día a día. Bien por ocio o por curiosidad, por profesión o con el afán de compartir, leemos y algunos de nosotros nos aventuramos en el mundo de la escritura. Hoy en día Internet vuelca información desde todas las partes del mundo en tiempo real y presente, todo un lujo que debemos también aprender a manejar. Exploramos el mundo y aprendemos al tiempo que compartimos, esto nos proporciona la oportunidad de discrepar, de decidir y elegir con qué información quedarnos. Nos permite llegar a nuestras propias conclusiones, tener nuestro punto de vista. Cuando nos comunicamos con nuestros seres queridos, nuestros hijos, nuestros pacientes usamos en muchas ocasiones metáforas. La comunicación se hace fluida y llega, nos embelesa, toca el inconciente y deja su impronta, una semilla. Esta forma tan maravillosa de comunicación nos permite abrir nuestro mundo al exterior, comunicarnos y darnos a conocer. Le he pedido a Águeda que comparta con todos nosotros su experiencia. Espero que sirva para que aquellos que os acerquéis a este rinconcito. Apuesto por el conocimiento, animaros a leer y escribir, a comunicar, a sacar a la luz y recibir este gran regalo. Hay cosas hermosas en la vida, para mí una de las más importantes es conectar con el Ser Interior, gracias a él yo descubrí una faceta en mí que desconocía totalmente.

 "Puedes alzar la mano y tocar el Cielo"

Las  Terapias Alternativas se van abriendo paso poco a poco en nuestra sociedad. Eran nuestros ancestros los que utilizaban todo tipo de remedios y tratamientos en diversas partes del mundo evolucionando al igual que lo ha hecho la humanidad. Tendemos a olvidar con la misma facilidad que cambiamos nuestros hábitos y costumbres. No hace mucho tiempo los recursos para cuidar de nuestra salud eran naturales y, el uso de las manos y el cuidado de la naturaleza, estaba al alcance de todos y formaba parte de la sabiduría tradicional. Las terapias alternativas forman parte de nuestra cultura. La sociedad occidental ha llevado acabo avances en los laboratorios dignos de los mejores alquimistas, proporcionándonos métodos  de diagnóstico y medicinas que hubieran sido un sueño hace unas décadas. A día de hoy la medicina ha evolucionado muchísimo, gracias a Dios, y hemos tenido unos años que los terapeutas manuales éramos reconocidos por apenas unos pocos que usaban nuestros servicios. Gracias a la comunicación y ampliación de conciencia el ciudadano de a pié va teniendo acceso a otros recursos y la posibilidad de elegir de que manera quiere tratar o prevenir sus molestias.