El Drenaje Linfático Manual es una herramienta de salud, belleza y bienestar. El sistema linfático acompaña al sistema circulatorio, allí donde llega la sangre también lo hace la linfa. El sistema linfático es el encargado de la limpieza y defensa, protegiendo a nuestro organismo de agresiones externas. Del 100% de sangre que llega a los tejidos el 90% es retirado por los capilares venosos y el 10% restante por nuestros sistema linfático, evitando así dejar pasar a la sangre restos nocivos y actuando a modo de defensa si fuera necesario. La linfa, ha sido también llamada la sangre blanca y considerada de gran importancia para las culturas orientales dándonos una idea del estado de salud de nuestro organismo. Los usos que se le dan a esta terapia son muy variados siendo la más importante la parte que le corresponde a reestablecer el correcto estado de salud y la más conocida la belleza que se traduce a la piel. Además es importante añadir que el masaje es vagotónico y tiene un efecto relajante y sedante para los tejidos. Cuando el sistema linfático ha sido trabajado de forma manual en su arrastre hemos conseguido liberar de toxinas y bloqueos que afectaban a determinadas áreas de la piel facilitando la eliminación y la reabsorción de nutrientes para el tejido.