ABRE TUS PULMONES

ABRE TUS PULMONES
¿Te ha gustado?

 

SIENTE TUS PIES Y…ABRE TUS PULMONES

Trabajando los diferentes aparatos y sistemas en las plantas de nuestros pies, llegamos al respiratorio, sumamente importante y vital.

Los pulmones suponrtante emuntorio (órgano eliminador de toxinas) por medio de la respiración.en un impo Este simple acto, para el que no debemos entrenar, ya que lo hemos estado practicando durante la gestación y, más aún, en el último mes, es algo imprescindible para disfrutar de una vida de calidad.

Tanto es así, que cualquier interferencia, ya sea esta debida a un exceso de mucosidad, a cualquier reacción inflamatoria o, más aún, a una dificultad de tomar o expulsar el aire, tiene una repercusión en todo el organismo.

Los pulmones facilitan la llegada de oxígeno a todas y cada una de nuestras células y, además, realizan un intercambio con el corazón, al que le devuelven la sangre oxigenada para que ésta pueda distribuirse por todo el cuerpo. Su labor es primordial y, junto con el corazón, forma un tándem perfecto que trabaja en armonía.

Realizan un intercambio gaseoso y forman una defensa contra la contaminación exterior.

Cualquier alteración que afecte al aparato respiratorio puede verse beneficiada por la acción terapéutica de la reflexología. Tanto es así que, si tenemos en cuenta que el aire entra por la nariz, continúa por la laringe, faringe y tráquea hasta los pulmones, donde es distribuido hacia los bronquios y bronquiolos, en ocasiones nos olvidamos de respirar hondo, lo que implica llenar nuestra cavidad abdominal para que todos los órganos que se encuentran ahí situados se beneficien del aire oxigenado.

Y, al tratar el aparato respiratorio, no podemos obviar su órgano pareja, el segundo cerebro: nuestro intestino grueso, el cual colaborará en la expulsión de la flema si la hubiere. Por tanto, el buen estado de uno repercute en la calidad del funcionamiento del otro y viceversa.

Afecciones como la afonía, las alergias o las bronquitis nos dan una pista de que debemos realizar un cambio en nuestra actitud ante la vida que conlleva:

-La valentía de decir, de forma adecuada, lo que siento.

-Transformar la rabia en una herramienta de poder.

-Desarrollar la tolerancia y ser transigentes ante lo diferente a mi esquema mental.

-Aprender a decir NO sin miedo, cuando así lo sienta.

-Defender mi espacio vital favoreciendo la independencia de los demás.

Estas son algunas interpretaciones de actitudes emocionales que también pueden dejar su huella en las plantas de los pies y que, de la misma manera, pueden hacerse conscientes y corregirse para que la energía fluya y podamos ser más libres.

Susana Diaz Paniagua, Naturópata y Experta en Técnicas Reflejas

No hay comentarios

Publica un comentario